Press "Enter" to skip to content

Gibraltar detiene a petrolero iraní en lo que España considera sus aguas territoriales.

Este llevaba crudo a Siria en incumplimiento de las sanciones de impuestas unilateralmente por la UE a dicho país.

El petrolero Grace 1 de bandera panameña fué interceptado en horarios de la tarde (España), cerca del Peñón de Gibraltar por un destacamento de los Royal Marines. El destino del crudo era la refinería Banyas en Siria, perteneciente a una ‘entidad’ (en palabras de Fabrian Picardo, Primer Ministro Gibraltareño) sobre la que pesan sanciones por parte de la Unión Europea.

La cancillería iraní por su parte convocó al embajador británico, Robert Macaire, para presentar sus protestas en lo que considera una aprehensión ilegal del barco, debido a que las sanciones de la UE impuestas al gobierno sirio no se basan en decisiones de la ONU.

Josep Borrell, Ministro de Relaciones Exteriores español, mencionó estar al corriente de la operación, y que las patrullas de la Guardia Civil habían asegurado la zona. Igualmente se estudian las circunstancias en que el incidente se ha producido, por “una petición del gobierno de Estados Unidos al Reino Unido”, “Estamos viendo de qué manera afecta a nuestra soberanía, en la medida en que se ha producido en unas aguas cuya soberanía entendemos que es de España”, continuó.

Debido a que en el tratado de Utrecht no se cedieron las aguas al rededor del Peñón, España solo le reconoce a Gibraltar las aguas del puerto, por el contrario el Reino Unido y el gobierno gibraltareño reconocen que el espacio marítimo circundante “son aguas territoriales británicas de Gibraltar”.